martes, 19 de junio de 2012

Tirar la toalla


Ayer temprano empecé a rememorar mi pasado, las dificultades que pase, las veces que me quise rendir, las veces cuando pensé que no valía la pena seguir, recordaba mis tiempos de estudios, estudie la universidad los domingos, y trabajaba los otros 6 días así que no había descanso para mi, cuando ya pensaba que iba a descansar entonces amanecía y todo empezaba otra vez, jeje pero en realidad eso no es lo que mas me impacto del todo, recuerdo que un domingo mientras iba subiendo una carretera empinada sentí que daba un suspiro desesperado y muchos pensamientos se adueñaron de mi mente, como “wao estoy cansada, otros están felices durmiendo mientras yo aquí estudiando, no puedo disfrutar de un domingo en la iglesia”, sentí en ese momento que quería tirar la toalla y fue cuando un señor que nunca había visto, me detuvo y me miro a los ojos y me dijo “Joven Dios premia su esfuerzo” fue como un empuje, recibí nuevas fuerzas en ese momento, creo  que Dios habla y esa mañana lo comprobé, se que esa palabra salieron de la misma boca de Dios porque solo el conocía mi corazón y lo que estaba sintiendo en ese momento de desesperación y desanimo, hoy ya han pasado dos años desde aquella vez y se que cada segundo ha valido la pena, logre graduarme en la universidad con honores y sobretodo empecé a depender mas de Dios y entendí que talvez otros no necesitaban pasar por ese proceso pero “yo Si”,
No se talvez cual será tu proceso pero algo que si se es que Dios te ve y como aquellas vez para mi, marcaron un destino y futuro forjado en esa afirmación, hoy las comparto contigo y te digo “Dios premia Tú Esfuerzo”, “No te rindas”

Feliz y Bendecido Día, 

lunes, 11 de junio de 2012

¿Quién es tu Dios?

Sofía, sonreía al escuchar la pregunta de Martha, era como una burla a su persona, para ella esta pregunta estaba totalmente fuera de orden, que ilusa pensó Sofía al escuchar a Martha preguntarle que ¿quien era su Dios?, -yo (Comenzó Sofía) que nací siendo cristiana, soy miembro del grupo de adoración de la iglesia, voy a la mayoría de las actividades y tu me preguntas ¿quien es mi Dios?, en que te basas, estas un poco loca ¿no se nota?, Martha la escucho atentamente y aun no entendía porque esta pregunta había causado tal conmoción en ella, así que recordó una frase que una vez dijo su pastor, “mientras mas bacía esta la lata, mas ruido hace” -sabes porque pregunto (aclaro Martha) porque muchas veces sustituimos a Dios y creamos nuestro propio dios, puede ser por la fe perdida al no ver realizados nuestros caprichos, puede ser por la falta de esperanza al ver a un familiar morir después de haber orado, o talvez la sustitución de un amor físico, hay tantas cosas por la cuales sustituimos a Dios, sabes porque te digo esto por que una vez me paso a mi, cree mi propio dios, todo en mi vida giraba a su alrededor, pensaba en que si no tenia la aprobación de esa persona nada estaba bien y sabes sufrí mucho porque saque totalmente a Dios de mi vida para en su lugar colocar a un hombre que jugo con mi corazón y conmigo y cuando se canso solo se olvido de mi y ya.

Cuando perdemos la fe con ella se va nuestra mirada, y apartamos nuestra vida de lo eterno por lo pasajero, de lo real por lo palpable y nos centramos en lo perecedero dejando a un lado lo indestructible.

Sofía se que tienes muy buenas cualidades que Dios aprecia bastante pero hace tiempo que tu mirada se desvío y has creado un estereotipo de dios que se acopla a tus gustos y necesidades, -¿porque dices eso? Pregunto Sofía con los ojos mojados al ver como su vida era leída tan fácilmente y que realmente sentía que se había alejado sin darse cuenta-

Afianzo mis palabras en esta teoría; porque cambiar a Dios es fácil, solo tienes que cerrar los ojos a él y voltear tu mirada a lo que él hizo, hace y hará en tu vida, solo tienes que amar mas a tu esposo, hijos, trabajo, a ti, tu facebook y veras como poco a poco estas cosas se convierten en tu dios, cuando ocupas mas tiempo  del que deberías ocupar, cuando le rindes mas tributos del que deberían tener o cuando valoras mas eso o ese ser ya has cambiado de dios, yo pensaba que si yo no iba a la iglesia Dios no me tentaría quitándome a mi amado y el lugar que Dios merecía se lo di a el, que tonta fui, Dios no tienta a nadie dice la Biblia, es mi debilidad la que me hace caer, En realidad lo que sucede es que tu necesidad es cubierta por tu ignorancia, y sabes si un ciego guía a otro ciego ambos caerán en el mismo hoyo, es tiempo de voltear la pagina, y se que por no perder aun esposo, novio, amigo o hijo le robamos el tiempo de Dios y no nos atrevemos a acercarnos porque sabemos que su luz reflejara la oscuridad y suciedad de nuestro corazón.


Pero sabes sustituir a Dios no es la solución en realidad es el problema.
            Te pregunto yo a ti, ¿Quién es tu Dios?

sábado, 9 de junio de 2012

No Juzguéis


Tema: No Juzguéis
Libro: Mateo
Capitulo: 7
Versos: 1-6

“Desde el principio de los tiempos, hemos conocidos infinidades de historias, en las cuales sale a relucir esta situación, para las personas el juzgar no tiene ningún significado de pecado o maldad, piensan que no esta mal decir lo que sienten sobre otros a sus espaldas o preenjuiciarlos por fallar una vez y se justifican con la mentira es por su bien y el de los demás, muchas veces nos enfocamos tanto en notar los errores ajenos y nos olvidamos de sanar los nuestros, es mucho mas fácil decir, hiciste, te equivocaste, fallaste, caíste, que mirarnos en un espejo y darnos cuenta de nuestra realidad y de que la mayor parte del tiempo le fallamos a nuestro Dios y no somos capaces de pedir perdón, sino que insistimos en ocultar nuestros errores bajo las faltas de nuestros hermanos; en el capitulo de hoy aprendas un poco mas a examinar tu vida y a conocerte y aprender a confesar lo que te impide acercarte a Dios”

El capitulo 7 comienza con un muy sabio consejo (No juzguéis, para que no seáis juzgados.) frecuentemente en nuestras vidas experimentamos momentos en los cuales nos es mas fácil ver las debilidades ajenas,  Jesús nos enseña que esta no es la manera correcta de ver la vida, pues si juzgamos seremos juzgados, si medimos al hermano con vara con esa misma vara seremos medidos, entonces la pregunta sería ¿como puedo ayudar a mi hermano si yo mismo no tengo fuerzas? o acaso ¿quien soy yo para juzgar a los demás?, si yo primeramente no examino mi vida, no podré dar buenos resultados y por ende no podré ayudar a mi hermano, es bueno conocernos a nosotros mismos, conocer nuestras debilidades y fortalezas, lo que le agrada a Dios o lo que le molesta, para así procurar no cometer esos errores.

Vemos el caso de los fariseos en la Biblia, en ciertas ocasiones Jesús aprovechó para mencionar como estos se enaltecían creyéndose más que los demás y hablando de su hermano (Lucas 18:9-14), sin embargo de ninguna cosa le aprovechaba esta aptitud, su corazón no estaba limpio, estaba intentado sacar la paja de su hermano, el único problema es que el era ciego, no queremos que en nuestra vidas sucedan casos como estos, llenemos de vanagloria y de soberbia; es mejor detenernos un momento reflexionar para ver si estamos limpiando nuestras casas, con humildad y perdón para que Jesús venga a morar en ellas. No le des lo mejor de ti al mundo porque seria como echarle a los cerdos perlas, dale a cristo tu vida y obtendrás más de lo que has pedido.

Sabes cuando usas tu manos para juzgar estas juzgando a dos personas a la que señalas con tu dedo acusador y a la que tus cuatro dedos que restan señalan, TU,,

Consejo de esta lección


Viéndolo desde otra perspectiva podríamos animarnos a mirar nuestra historia, la historia de nuestras vidas, y preguntarnos ¿somos capaces de detenernos y reflexionar acerca de lo que nos ha mantenido atados desde hace tiempo? Corrige tus faltas y resuelve tus propios problemas antes de intentar corregir las faltas de otros. Deja que cualquier actitud de juzgar a otros te señale la necesidad de examinarte a ti mismo por cosas que te molestan de los demás. Y sabes obtendrás mejores y mas grandes resultados porque has tomado la decisión correcta de aprender de tus propios errores y de corregirlos. Reconoce que Jesús merece lo mejor y entrégale tu vida a el y hará contigo grandes cosas para su reino.


Aprende que el único que tiene el derecho de juzgar a otros es Dios porque es el único santo y sin pecado, tu y yo somos pecadores, fallamos y así como tu hermano fallo en este momento tu lo hiciste antes, tu y yo no podemos ser juez y parte, date chance para amar, ayudar y compartir con tu hermano, extiéndele la mano si ha caído, pues así como seas con tu prójimo Dios será aun mejor contigo, porque si nosotros siendo malos sabemos dar buenas cosas a nuestros hijos cuanto mas nuestro padre celestial nos dará todo lo que necesitemos.  

 

martes, 5 de junio de 2012

Déjenme Llorar




Mery estaba pasando por una situación un poco compleja, no entendía porque se sentía tan sola y porque todas esas duda llegaban a su mente, tenia 15 años y su vida paresia no tener sentido, muchas veces en su cuarto se preguntaba ¿Qué hacia ella en este mundo?, ¿Por qué se sentía tan sola a expensa de estar rodeada de personas?, ella pensaba que su almohada quien en muchas veces había secado sus lagrimas, era la única que la entendía y que sabia su situación, muchas veces Mery le echaba la culpa a Dios por sentirse tan mal, por sentirse sola, porque nadie la amaba y que ella era una mas del montón, nada especial había en ella, ella sentía que en su vida no tenia sentido porque no veía grandes cosas o sucesos a su alrededor, pensaba que su vida debía ser diferente y no le encontraba ningún sentido a esa vida que llevaba, nunca se detenía a ver los detalles ni mucho menos las pequeñas cosas.

Hasta que un día Karen se le acerco a Mery y le hizo hacer un ejercicio, algo que cambio su vida, la llevo a la cruz, pero no con los ojos carnales sino con el corazón, Mery cerro sus ojos y vio a un desconocido al cual le estaban golpeando y maltratando cruelmente y lo que vio ahí le impacto, no solo por el dolor que tenia aquel desconocido, sino porque a pesar del dolor sus ojos estaban llenos de amor y calma, el nunca se defendió a pesar de que todo lo que decían de el era mentira y sin fundamento,  Mery caminaba entre la gente buscando un pequeño hueco para ver mas de cerca lo que pasaba, pero algo la sorprendió, empezó a sollozar, al mirar palideció, al ver el verdugo que atacaba a este hombre, ella vio su rostro reflejado en aquel verdugo, escucho lo que el decía en cada latigazo y se parecían a las veces que ella en su cama sola, culpaba a Dios por su dolor y soledad, se acerco mas no podía creer lo que pasaba, aquel hombre decía unas palabras como si intercediera por alguien, quien era merecedor de tanta compasión en ese momento, al acercarse escucho una voz dulce que dijo “padre amo mucho a Mery y por ella estoy aquí, padre perdónala por que no sabe lo que dice, no le tomes este mal, yo la amo, estoy dispuesto a morir por ella, no la castigues en tu ira, ella es mi princesa, y la amo, estoy dispuesto a darle un nuevo nombre, ten compasión de ella”, En ese momento Mery sintió algo que nunca pero nunca había sentido, se sintió amada, querida, apreciada, valorada, abrió su ojos, su rostro estaba lleno de lagrimas y solo podía pedir perdón por nunca a ver visto mas aya de sus ojos y por que si hay alguien que la ama de verdad, y ese es JESÚS de Nazaret.  

Esta Historia es real, y yo soy la actriz principal de esta obra, pero sabes un día me encontré con Jesús y descubrí el valor que tenia y que nunca había apreciado, aprendí el verdadero valor que tengo cuando oí su voz que me dijo “que desde antes que naciera me conocía y me amaba” y descubrí que ese dolor y tristeza que sentía era solo porque no le conocía, y que nunca me había detenido a escuchar en mi alcoba esa dulce voz en me dio de mi dolor diciendo “Te AMO mi PRINCESA”

Hoy es día de llorar un rato y no por tristeza sino porque has descubierto que alguien te ama y alguien a quien le importas y su nombre es JESÚS.

Dios te bendiga ricamente.

Princesa