viernes, 25 de enero de 2013

Todo se sabe,


Eclesiastés 10: 20 Ni aun en tu pensamiento digas mal del rey, ni en lo secreto de tu cámara digas mal del rico; porque las aves del cielo llevarán la voz, y las que tienen alas harán saber la palabra

En la vida nos suceden cosas que nos hacen enojar, nos enojamos tanto con alguien que llegamos a murmurarle o juzgarle por la situación, hablamos de el a sus espaldas por su error y llegamos aún al punto de la hipocresía, saludando con amabilidad y destrozándole con los demás, pero sabes Dios me dice que no es bueno hablar del rey porque lo pajaritos en los bosque van y lo cuentan, alguien muy sabio me dijo " no digas nada de nadie que no tengas el suficiente coraje para decírselo en su cara" eso me ha enseñado mucho porque de nada me sirve hablar por detrás de ti para destruirte cuando Dios esta en el mismo lugar siempre observándome cuando hago cosas buenas y cuando no, y de toda palabra ociosa le daré cuenta a él, pero sabes cuando hablo de los demás el rostro de Dios se esconde y me alejo de su amor, aunque el me siga amando con pasión,,,, piensa lo que vas a decir para que después no te digan lo que tienes que pensar,,, Dios te bendiga,, y oye suufff,, ten cuidado de quien hablas'''''

Princesa