sábado, 24 de octubre de 2015

Normal

Ser normal era mi meta durante toda mi existencia, pensé que siendo normal, todo cambiaría, pensé que pasaría inadvertida por la vida y simplemente pasaría, no amaría, para no sufrir, pero tampoco haría sufrir a nadie, simplemente seria un nombre en un acta de nacimiento, una imagen en una foto, una persona mas del montón, alguien de los que no se extrañan cuando se mueren, de los que nadie se percatan ni que existieron, y que por casualidad un día mirando sus fotos observan y dicen ?quien es la chica de la esquina?, Pensé que así seria mas fácil pasar este tiempo de espera en la sala de la vida hasta llegar a mi destino final.

Que patética era yo, que ingenuamente egoísta, pensé que la vida era solo algo que no escogimos pero nos toco vivir, que ilusa, sabes hace unos años entendí algo que eso es mentira, una mentira ingenua que muchos inventamos para escapar de nuestra realidad, de la verdad de las cosas, de la felicidad de la vida (aunque esta implique lagrimas), de amar y ser amado, de recordar y ser recordado, de ser mas que un papel, de ser mas que una foto o un vídeo, de ser mas que un recuerdo, de ser una vida. entendí que yo no escogí vivir si pero Dios si escogió que yo viviera, («Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones (Jeremías 1:5.)), Dios no tiene casualidades, en Dios no hay coincidencias, ni azar, en Dios las cosas suceden por una razón y para una razón.

Una de ellas fue que el te amaba tanto que preparo mis torpes e inútiles manos para escribir estas letras, que hizo mi corazón tan frágil que llore al pensar en ti, que me hizo especial aunque yo quería ser normal, solamente para que escribiera las cosas que necesitabas escuchar, que el te ama y estuvo dispuesto a entregar su hijo a morir por ese amor, solo por ti y por mi, y si lo hubiese tenido que hacer solo por ti, lo hubiese hecho sin dudar porque te ama inmensamente (Juan 3:16 »Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.).

Yo entendí algo, yo no quiero ser normal, no quiero ser invisible, no quiero ser olvidada, no quiero llorar en silencio, no quiero ser un papel o una imagen, yo soy especial y así quiero vivir el resto de los días que me quedan, pero soy especial porque Jesús me hizo especial,

?Y tu que Quieres ser?

Te dejo mi correo, por si decides no ser normal, tengo algo que decirte.
marlenysmartinez01@gmail.com 


Feliz y bendecido día 

Princesa